#FRIDAYSFORFUTURE: EN HUELGA POR EL CAMBIO CLIMÁTICO

#FridaysForFuture

Estamos ante un movimiento universal, un grito colectivo, un lamento promulgado por los más jóvenes, que entienden la pasividad de los gobiernos y las instituciones como una injusticia a las que se les está sometiendo y luchan para frenarla.

Las temperaturas globales no dejan de subir año tras año, consecuencia del cambio climático, con consecuencias muy negativas para todos. ¿Qué ha ocurrido entre la juventud mundial? ¿Cómo han decidido abordar el problema? ¿No decían los mayores del lugar que los jóvenes de hoy en día no se implicaban?

LOS ORÍGENES DEL MOVIMIENTO

Todo comenzó hace unos meses, cuando Greta Thunberg, una chica sueca de apenas 16 años, inició una protesta en el Parlamento de su país preocupada por el deterioro del planeta y los negros augurios para el futuro mundial.

Así, el pasado agosto, Greta decidió que no volvería a la escuela hasta que no hubiese cambios reales por parte del Gobierno y las instituciones. Impotente y frustrada por la falta de atención “de los mayores” ante la amenaza del calentamiento global, se plantó en el Congreso con convicción y firmeza, y allí se instaló con una mochila llena de libros, bocatas y agua. “Huelga del colegio por el cambio climático”, decía el cartel que ella misma se había confeccionado en casa.

Greta decidió que no volvería a la escuela hasta que no hubiese cambios reales por parte del Gobierno y las instituciones

Su lucha comenzó en soledad, pero pronto se reunieron con ella jóvenes que se identificaron con la causa a lo largo y ancho del planeta. Así, algo que comenzó con un impulso individual, se ha convertido en el comienzo de un movimiento juvenil internacional. Y es que, desde el pasado verano, decenas de miles de estudiantes desde Australia hasta Uganda, desde Estados Unidos hasta Japón, se han unido a su propuesta, que ya no es suya, sino de todos.

#FridaysForFuture, así se ha nombrado a este fenómeno que va “in crescendo” y cada día incorpora a más personas del planeta. No hay duda alguna, esto no ha hecho más que empezar y lo intuimos por cifras como las que se publicaron recientemente en diferentes medios de comunicación.

#FRIDAYSFORFUTURE EN CIFRAS

En Bélgica, a finales de enero, más de 30.000 estudiantes abandonaron sus clases para sumarse a la causa, y este mismo viernes, 15 de marzo, se planea una huelga mundial, con eventos en más de 50 países.

“Antes de comenzar, no esperaba nada”, cuenta Thunberg a los medios. “Nunca podría haber imaginado esta reacción. Es una locura”

Nunca podría haber imaginado esta reacción. Es una locura

Pero, a pesar de sus declaraciones de desconcierto, a Greta no le tiembla el pulso cuando habla de su implicación en la causa. Así, sus principios, su fuerza, su fe …y tal vez su miedo a las condiciones venideras causadas por el impacto humano, le han llevado a lugares como la cumbre climática de la ONU, celebrada en Polonia el pasado diciembre, en la que  habló directamente a los líderes mundiales sin filtros y con el descaro propio de la adolescencia.

Desde entonces no ha habido descanso, el movimiento de Greta Thunberg ha derivado en este #FridaysForFuture, un movimiento internacional que se hace hueco en Europa y en el resto del mundo cada día con más vigor.

LA FUERZA DE LOS JOVENES, EL MOTOR DEL CAMBIO

¿Y el contexto histórico en el que #FridaysForFuture se desarrolla? ¿Están los jóvenes cansados de tanta promesa y tan pocas soluciones? ¿Qué les ha hecho llegar a este punto de no retorno?

La respuesta es fácil y concisa: una avalancha de advertencias cada día más terribles sobre el planeta. Las temperaturas globales aumentan peligrosamente y el volumen de agua en los océanos, también. “El cambio está en el horizonte, pero para ver ese cambio también tenemos que cambiarnos a nosotros mismos”, declara Greta a medios nacionales. Y el cambio pasa por la justicia climática.

Así, cada viernes miles de estudiantes se han ido sumando a lo que ya conocemos como huelgas por el clima o “viernes por el futuro”, #Fridaysforfuture.

Tres meses de movilizaciones masivas de estudiantes, sobre todo por Europa, que no dejan indiferente a nadie: 75.000 personas en Bruselas (Bélgica), más de 10.000 en La Haya (Holanda) y 30.000 en Berlín (Alemania), entre otros países y ciudades.

En España, estas manifestaciones semanales también se han multiplicado, con jóvenes poniendo en alza sus derechos a una vida digna y con acceso a los recursos naturales que nos regala la tierra y que los adultos no paran de destruir. Retar a los gobiernos y a las grandes corporaciones sin conciencia medioambiental es su único cometido. Salvar al planeta mediante una red mundial cada día más consolidada que logre concienciar al mundo.

La huelga global por el clima será este 15 de marzo. ¡Infórmate, conéctate y súmate a un movimiento que requiere un despertar colectivo!

Share

En 2016 la Tierra vivió su año más cálido desde que hay registros. Un récord que lejos de celebrarse se debe combatir con esfuerzo y responsabilidad por parte de todos. STOP CAMBIO CLIMÁTICO es un espacio para remover conciencias y ofrecer consejos útiles y fáciles de llevar a cabo para ser respetuosos con el medio ambiente. Toma conciencia de la importancia que tiene cuidar nuestro planeta y nuestros recursos naturales.