El cambio climático, un nuevo reto para la salud infantil

SALUD-INFANTIL-aep

“Mejorar la salud de los niños, protegiendo el planeta” es el lema de la Asociación Española de Pediatría (AEP), que ha constituido su nuevo Comité de Salud Medioambiental. ¿La labor fundamental? “Dotar especialmente a los pediatras, pero también a profesionales sanitarios y personal relacionado con el cuidado y crianza de los pequeños y adolescentes, de las herramientas necesarias para crear ambientes saludables para los niños”. Así lo explica la doctora María José Mellado, presidenta de la AEP. El motivo no es otro que proteger a la infancia de los problemas medioambientales, al ser de nuevo la población más vulnerable.

cambio climático-salud-infantil

“Mejorar la salud de los niños, protegiendo el planeta” es el lema de la AEP.

La salud medioambiental pediátrica, uno de los grandes retos del siglo XXI
Un informe publicado recientemente por Unicef alerta de que el calentamiento global supone “una amenaza creciente y sin precedentes para los menores”, que se ven especialmente afectados por su desarrollo biológico, su necesidad de un mayor consumo energético y metabólico, su comportamiento social, su mayor expectativa de vida y por su ausencia en la toma de decisiones. El estudio recoge los impactos que de manera más grave sufrirán los menores de las zonas más afectadas por el cambio climático (más de 600 millones de niñas y niños viven en los 10 países más vulnerables al cambio climático y 100 millones viven en países donde el acceso al agua potable es ya limitado). Unicef recuerda que España es “uno de los países europeos más afectados por el cambio climático de Europa” y que, al ritmo actual de crecimiento de las emisiones de gases de efecto invernadero, “podríamos llegar a experimentar un aumento de temperatura de 5 ºC en 2050”.

La mayor amenaza es que la temperatura media del planeta está aumentando a ritmos alarmantes.

La mayor amenaza es que la temperatura media del planeta está aumentando a ritmos alarmantes.

Temperaturas más cálidas que implican, por ejemplo, que en las embarazadas aumente en un 20% el riesgo de un embarazo prematuro o la aparición de enfermedades infecciosas, extinguidas hasta la fecha. El calentamiento global, unido a las emisiones de CO2, incrementa las alergias y problemas respiratorios. Desde la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica se advierte de que el cambio climático ha aumentado los casos de alergia al polen en niños cada vez más pequeños.

Pese a las repercusiones en la salud de los niños, actualmente en España solo existen dos Unidades de Salud Medioambiental Pediátrica: una en el Hospital Universitario Virgen de la Arrixaca (Murcia), operativa desde 2005, y la segunda en el Hospital de Olot y la Garrotxa (Gerona), inaugurada a finales de 2017. Por eso se ha desarrollado el ya citado Comité de Salud medioambiental por parte de la AEP. Éste señala seis frentes relacionados con el medio ambiente desde los que hay que luchar para abordarlo:

La contaminación atmosférica es un problema de primer orden en España.

1. Contaminación del aire y del suelo. “Es un problema de primer orden en España, de triste actualidad estos días por los trastornos asociados a la mala calidad del aire, aunque es uno de los aspectos más descuidados”, destaca el Comité. En este sentido, señala que “los niños respiran más rápido y más aire por kg de peso que los adultos, tienen una superficie alveolar en crecimiento y, además, el impacto de la menor altura supone una mayor exposición y vulnerabilidad a la polución atmosférica porque muchas de estas sustancias pesan más que el aire y se quedan a mayor concentración por debajo del metro de altura o directamente son expulsadas a la altura de los niños, como los tubos de escape”.

2. Cambio climático. Por la amenaza que supone para los países del sur de Europa y las consecuencias que tiene en los eventos climáticos extremos, la inseguridad alimentaria y la prevalencia de enfermedades. Así, se ha observado un incremento en los golpes de calor o hipertermias infantiles, y el incremento de enfermedades por garrapatas, como la enfermedad de Lyme.

Los pediatras alertan sobre los efectos del cambio climático en la población infantil.

3. Deforestación y desertización. Por la rápida pérdida de masa forestal y el avance del terreno desértico, agravadas por el cambio climático en la mayoría de las comunidades autónomas.

4. Seguridad del agua dulce. Por la creciente contaminación de las reservas de agua dulce y las sequías cada vez más intensas y duraderas, lo que pone en serio peligro este recurso finito.

5. Salud del Mar Mediterráneo y los océanos. Por su contaminación creciente y la gran extensión de terreno costero que tiene nuestro país.

6. Déficit de contacto con la naturaleza. Porque se pasa cada vez más tiempo en espacios cerrados.

El cambio climático no tendrá las mismas consecuencias en todos los lugares del mundo ni afectará a todas las personas por igual. Se sabe que sus efectos serán mucho más devastadores para la población que es especialmente vulnerable, como son los niños. El futuro de las próximas generaciones está en juego.

Share

En 2016 la Tierra vivió su año más cálido desde que hay registros. Un récord que lejos de celebrarse se debe combatir con esfuerzo y responsabilidad por parte de todos. STOP CAMBIO CLIMÁTICO es un espacio para remover conciencias y ofrecer consejos útiles y fáciles de llevar a cabo para ser respetuosos con el medio ambiente. Toma conciencia de la importancia que tiene cuidar nuestro planeta y nuestros recursos naturales.